español english française deutsch português italiano galego català euskera






Este sitio web emplea cookies para prestar sus servicios, personalizar anuncios, analizar el tráfico y ofrecer una mejor experiencia de navegación.
Si utiliza este sitio web se entiende que acepta el uso de cookies. MÁS INFORMACIÓN. ENTENDIDO.

Castillos de España


Castillo de Azagala

Referencia: BA-CAS-004
Comunidad: Extremadura
Provincia: Badajoz
Municipio: Alburquerque
Localidad: Alburquerque
Tipología: Castillo
Última actualización: 17/10/2014


Situación

El Castillo de Azagala se encuentra en la serranía de Santiago, en plena Sierra de San Pedro, junto a la Presa de Peña del Águila sobre los ríos Zapatón, Albarragena y Saltillo (término municipal de Villar del Rey), dentro del término municipal de Alburquerque, a 12 kilómetros al este de esta localidad, en la provincia de Badajoz.

Historia

El Castillo de Azagala fue levantado en el siglo XIII, tras la reconquista definitiva de Alburquerque y sus alrededores. Al igual que los cercanos castillos de Piedrabuena y Mayorga, su misión era consolidar la defensa frente a los musulmanes del sur, así como servir de protección en las contiendas con la vecina Portugal, junto con el Castillo de Luna, en la localidad de Alburquerque, a 12 kilómetros de distancia.

Se baraja la posibilidad de que, sobre la cresta rocosa, existiera una fortificación musulmana anterior destinada a la defensa norteña de la ciudad de Badajoz, pero ni es mencionada por ningún escrito contemporáneo a la reconquista de la zona, ni queda resto alguno de ella.

El castillo se levantó sobre un enclave cuyo nombre derivaría, al parecer, de la batalla de Zalaca, Zagalla o Sagrajas que, allí o en los alrededores, tendría lugar en 1086, y en la que las tropas musulmanas frenaron la expansión cristiana dirigida por el rey Alfonso VI.

Probablemente fuera la Orden de Alcántara la que asentase las primeras bases de la nueva fortaleza, que pertenecería al Concejo de Badajoz hasta mediados del siglo XIII, cuando el rey Sancho IV lo dona a Don Juan Alfón, Señor de Alburquerque.

En 1303, en tiempos de su descendiente Don Martín Gil de Sousa, se levantó la Torre de las Armas del castillo, sobre la que se colocó un placa conmemorativa.

En 1312 Don Martín lo cedió a su sobrino Don Pedro de Castro, que mantendrá la posesión del castillo hasta 1322.

En 1331 recibiría el señorío el infante Don Sancho, hijo del rey Alfonso XI, quien a su muerte lo legará a Dña. Leonor de Castilla en 1374, tras haber sido pieza de fianza frente a Portugal.

En 1418 lo cede ésta a su hijo, el infante Don Enrique quien, tras declarar la guerra a Don Álvaro de Luna, lo pierde a favor de éste, que lo recibe de manos del rey Juan II en 1445.

Tras la muerte de Don Álvaro de Luna, la Orden de Alcántara recuperará esta antigua posesión en 1461, haciendo de su Encomienda una de las mejores del Priorato, tras haber sido asaltada y convertida en hogar del Clavero de la Orden, Don Alonso de Monroy, que residirá en ella hasta su muerte en 1511.

En el siglo XVI el castillo fue restaurado y acondicionado a las novedades militares, incluyendo numerosas piezas de fuego nuevas. En el siglo XVII sufrió asedios durante la Guerra de Restauración de Portugal, y a comienzos del siglo XVIII durante la Guerra de Sucesión española.

En 1746, bajo el reinado de Felipe V, Don José Gómez de Terán y Delgado fue nombrado marqués de Portago, y en 1750, ya bajo el reinado de Fernando VI, compró la Encomienda de Azagala, una vez desmembrada de la Orden de Alcántara.

El castillo fue convertido en centro de explotación agropecuaria, manteniéndose la fortaleza en buen estado y uso durante el siglo XIX.

En el siglo XX su abandono fue en aumento, convirtiéndose en refugio de maquis tras la Guerra Civil.

En 1992, tras la jubilación del guarda de la finca donde se encuentra, el castillo quedó completamente deshabitado, abandonado a la ruina y el expolio.

Descripción

El castillo roquero de Azagala se adapta al terreno de la cresta rocosa sobre la que se asienta. Su estrecha y larga planta de 140 metros de longitud, con orientación oeste-este, se organiza en tres recintos amurallados sucesivos.

Primer recinto

Se accede al conjunto por el primero de ellos, en la zona más occidental, quedando la puerta orientada hacia el sur.

Segundo recinto

Tras atravesar el patio del primer recinto se accede al segundo a través de un arco de medio punto abierto en su flanco occidental, flanqueado por dos torreones tras los que se encuentra, en el lado sur, la Torre de las Armas.

La torre de las Armas es de planta cuadrada y maciza en su parte inferior. Por unas escaleras exteriores de accede a la primera planta, que está cubierta por una bóveda de cañón. Desde el interior se accede al segundo nivel, cubierto éste por una bóveda de crucería ojival nervada. La terraza ha perdido las almenas, pero conserva parte de los matacanes, de cuatro ménsulas cada uno, situados entre los puntos medios de los cuatro lados.

En el lado norte del segundo recinto, donde se distribuyen las viviendas destinadas a la servidumbre y trabajadores del castillo y centro agropecuario, se abre un amplio arco escarzano que da paso a un alargado patio desde el que se accede a la Torre del Homenaje y, desde esta, al tercer recinto y demás de estancias del castillo, cerrado en el lado sur por una muralla con almenas piramidales y adarve.

En la esquina oriental de este gran patio se encuentra la Torre de los Humos, de planta cuadrada y coronada por almenas piramidales y una gran chimenea (de donde recibe su nombre). En su planta baja se encontraría la capilla del castillo.

La Torre del Homenaje, al igual que la de las Armas, no conserva las almenas, aunque sí parte de sus cuatro matacanes, de tres ménsulas cada uno, así como un campanil de estilo portugués fechado en 1771.Tercer recinto

El tercer recinto se encuentra situado en la zona más oriental del conjunto. A comienzos del siglo XIX fue acondicionado como zona residencial de los nuevos dueños de la fortaleza, levantándose sus nuevas dependencias.

En la esquina más nororiental se levanta la Torre de las Tres Equinas, de planta triangular y defendida con matacanes. Al norte y al sur del recinto se abren amplias balconadas desde las que se domina el paisaje. La más meridional, cerrada en cristalera y sustentada por arcada, da a un patio cerrado y centrado por un pozo.

El resto del espacio del recinto, dividido en dos plantas, se reparte entre las dependencias señoriales (salones, dormitorios o salón de juegos) y las estancias destinadas a las labores cotidianas y almacenaje (cocinas, bodegas o cuadras).

Materiales

Construido en mampostería, sillarejo y sillares.

Estado de conservación

Se encuentra en estado de ruina progresiva.

Propiedad y uso

Es de propiedad privada.

Protección

Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Alrededores

Más información sobre el municipio de Alburquerque y sobre la provincia de Badajoz en Monumentalnet (www.monumentalnet.org).

Fuentes y otras webs de interés

Álbumes fotográficos


CastillosNet agradece la colaboración de Willy X., Samuel Rodríguez Carrero.
AVISO IMPORTANTE SOBRE CONTENIDOS: La información ofrecida en estas páginas es el resultado de la recopilación de diversas fuentes, y aunque ha sido realizada con la mejor de las intenciones, es posible que no sea del todo exacta, que sea incompleta, esté desactualizada o contenga algún error. El usuario es el único responsable del uso que realice de esta información. Más información en aviso sobre contenidos.

¿QUIERE COLABORAR CON CASTILLOSNET?: Si encuentra algún error, tiene nueva información, es autor de fotografías, artículos, etc. sobre algún castillo o fortificación puede colaborar con CastillosNet, envíenos un correo electrónico.

© CastillosNet